Jaen airport car rental

Paginas de camareros





Lo que si ve mal es haber trabajado como jefe de partida en uno de los restaurantes más lujosos de Madrid (este, sin estrella Michelin), pero "asegurado a media jornada" y trabajando 13 horas al día, con un uno y medio de descanso a la semana, por 1.300 euros mensuales, 400 de los cuales, en negro.

"Y te lo vendían como algo para aprender", dice.

"Una vez cobré horas extras, pero a partir de la número 11" actualmente trabaja como jefe de cocina en un sitio en el que está "bastante bien".

Pero también ha saboreado en carne propia la peor cara de la hostelería: "Dejé un importante restaurante de Madrid porque un empresario de Jerez me prometía contrato indefinido y 1.800 euros al mes", explica.

"Luego resultó que no había contrato y que pagaba por partes".

Más adelanté confió en otro empresario, pero tras dos meses y medio trabajando sin cobrar, decidió dejarlo y ponerles una denuncia.

"Cerraron ese restaurante, pero ya han abierto otro.

Las sociedades limitadas protegen a este tipo de gente".

Desde que empezó a trabajar, con 18 años, ha pasado por siete restaurantes y asegura solo en uno no le han hecho contrato, pero en todos ellos ha cobrado una parte de su sueldo B.

La jornada diaria habitual, además, oscila entre las 10 y las 14 horas.

Pero solo una vez cobró horas extras: A partir de la número 11, y a 6,50 la hora".

Una experiencia 100 % precaria lleva en la hostelería desde los 18.

A lo largo de su carrera ha pasado por unos 20 establecimientos distintos y, según cuenta, en el 100 % ha cobrado una parte del sueldo en negro y en el 100 % ha trabajado más de 10 horas diarias.

Pero, como Juan, solo en uno cobró horas extras, a 10 euros la hora.

Recuerda un restaurante en el que cobraba 1.300 euros —la mitad, en negro— por trabajar 11 horas diarias con jornada partida y "tres medios días" de descanso a la semana.

Es decir, que iba a trabajar por la mañana y después del servicio de mediodía, podía irse.

Tres tardes libres.

Nada más.

Y así una semana tras otra, hasta que no pudo más.

El mito de los trabajos con paga extra Pero su peor experiencia la vivió en una céntrica sidrería de Oviedo.

Su jefe le ofreció jornadas de 12 o 13 horas, con un contrato de dos horas diarias, y rodeado de personal no cualificado: "Una vez vi a una camarera ofreciendo leche hervida a una persona con intolerancia a la lactosa.

Y como estaba hervida, ¡decía que no pasaba nada!".

Para más inri, el dueño del local presidía también la asociación de hosteleros de la calle.

Desde su punto de vista, "la cosa ha ido a peor".

Jesús cree que "los hosteleros hacen lo que les da la gana" con total impunidad.

"Hay sitios en los que tienen a la gente en periodo de prueba durante un año y luego les echan ¡porque es gratis!".

La excepción que confirma la regla, según su experiencia, es la de una sidrería madrileña en la que estaba ecantado con las condiciones porque "¡hasta tenía pagas extras, incluida la de Santa Marta, en septiembre!".

La costumbre de dar o no propina y cuánto varía mucho de un país a otro, pero si te ganas la vida sirviendo mesas podría haber algunos consejos escondidos en revistas de psicología para ayudarte a ganar la simpatía del cliente y traerte más propina.





Busco trabajo en Jaen en una empresa de alquiler de coches, o teletrabajo en un rent a car de cualquier lugar del mundo.
 


Motor | Inmobiliaria | Empleo | Formacion | Servicios | Negocios | Informatica | Imagen y Sonido | Telefonia | Juegos | Casa y Jardin | Moda | Contactos | Aficiones | Deportes | Mascotas | Blogs